top of page
Buscar
  • Foto del escritorGazteam · ABAO Bilbao Opera

Feminismo y ópera. ¿Son compatibles? [por Maite Arregi]

¿Es sorprendente que en una lista de “los 100 mejores compositores de ópera” seguramente todos sean hombres? ¿O significa que este género musical, como el resto de expresiones artísticas, es un reflejo de la sociedad machista en la que hemos vivido y vivimos? ¿Es una casualidad, que, como en muchos otros aspectos de la vida, el trabajo de las mujeres haya sido ninguneado y menospreciado, o que incluso no se les haya dado la oportunidad de crear?


Es posible que esa sea la razón por la que en la ópera encontremos frecuentemente un retrato de la mujer hecho desde la perspectiva de un hombre, equivocada y humillante, mostrándolas débiles, dependientes, sumisas, siendo abusadas o sacrificándose por el bien de un hombre heroico. Hallamos una cantidad innumerable de ejemplos que demuestran esto, como por ejemplo en argumentos como los de La Bohème, un clásico que nos cuenta la historia de una mujer castigada por su sexualidad por su propia pareja. En Rusalka, nos cuentan una historia sobre una mujer que se enamora de un hombre solamente por su aspecto y luego pierde su voz, su poder y prácticamente su independencia. También tenemos Carmen y Madame Butterfly, historias que se centran en la pérdida de poder que sufren las mujeres debido a las relaciones que tienen con los hombres, acabando en la muerte.


Es verdad que estos son simplemente tres ejemplos, pero os invito investigar y observar cómo han sido retratadas las mujeres durante la historia de la ópera, como hace la filósofa francesa Catherine Clément en su libro L’Opéra ou la Défaite des femmes (Ópera: la ruina de las mujeres). Aún así, debemos resaltar también obras que las empoderan y respetan. Por eso, he elegido Fidelio, primera y única ópera de Beethoven, en la que se narra la historia de Leonore, una mujer que se disfraza de hombre, Fidelio, y que es la heroína y protagonista de la historia.


Durante la obra, no se le da importancia a su aspecto físico, e incluso en el dueto final, se habla de ella con respeto e igualdad, yendo en contra de los usuales lamentos de femenina dulzura, debilidad y fragilidad. Nos encontramos ante una protagonista valiente y leal, que lucha para conseguir su meta. Todo un ejemplo que contrasta con lo que vemos normalmente en el teatro.


El feminismo es un tema difícil de tratar en la ópera en incluso polémico, ya que tiene detrás años de tradición e ideas diferentes a las de hoy en día. Aún así, no está mal plantearse las cosas de vez en cuando. Ya hemos visto que el feminismo tiene sitio en la ópera, ¿o no?

21 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page